Aumenta el interés por la pesca subacuática durante la pandemia

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

(Foto: @windaddictionpr)

La pesca subacuática es una práctica poco conocida en el Mar Caribe; sin embargo, expertos concuerdan en que dado al interés que la pandemia ha incitado en las personas para interactuar con el medioambiente y la presencia del deporte en las redes sociales, muchos puertorriqueños han comenzado a practicarla.

La pesca subacuática está basada en sumergirse en el mar, con la fuerza del aliento propio, y pescar con distintos instrumentos como el arpón y el gancho, entre otros.

Antonio Flores Peña comenzó a practicar la también conocida pesca en apnea al recibir como regalo un arpón, y con la ayuda de pescadores locales aprendió el deporte.

A pesar de su interés en practicarlo con mayor frecuencia, Flores Peña se encontró imposibilitado, por la falta de compañía debido al desconocimiento sobre el tipo de pesca en Puerto Rico.

Sin embargo, al mudarse frente al mar y conocer a su pareja, Lorna Hernández Rosado, la integró en sus aventuras debajo del mar y retomó el ejercicio.

Mientras tanto, Emanuel Rivera Vázquez comenzó en la pesca subacuática luego del huracán María, como una opción alterna a hacer filas en los supermercados.

Durante el periodo luego del desastre natural, Rivera Vázquez tomó la iniciativa de alimentar a su familia y vecinos con lo que pescaba. Al ver la felicidad de las personas como respuesta a la comida que repartía en su comunidad, decidió convertir la práctica en su negocio.

Incluso, el joven abrirá un food truck entre febrero y marzo llamado El pescador PR, en el que venderá las comidas que prepara con lo que caza en el mar.

¿Cómo iniciar?

Los entrevistados expusieron que la mejor manera de aprender, de no tener a una persona conocedora del deporte que pueda asistir con el adiestramiento, es a través de la lectura y vídeos de Youtube.

Incluso, Flores Peña y Hernández Rosado recomendaron que como parte del entrenamiento inicial se debe considerar el yoga para conocer cómo controlar el cuerpo y la respiración.

“Hay muchos ejercicios dentro de la práctica que te ayudan a abrir tu pecho y el diafragma. Ese tipo de ejercitación te da más espacio en la caja torácica para que el diafragma pueda estirarse más y, de tal manera, puedas estar más tiempo bajo el mar”, comentó Flores Peña.

De igual manera, su pareja Hernández Rosado destacó la importancia de la integración del estado meditativo del yoga en el mar; detalle con el que concordó el joven negociante y pescador Rivera Vázquez al describir la práctica como más mental que física.

“Debajo del agua tú quieres estar lo más tranquilo posible para que el corazón no consuma tu oxígeno y poder estar más tiempo debajo del agua”, añadió Flores Peña, quien estableció que lo esencial es saber reconocer cuándo el cuerpo pide oxígeno.

Según el pescador recreativo Flores Peña, al uno aguantar la respiración y llegar a su límite, a pesar de que a menudo se piensa que lo que el cuerpo pide es oxígeno, realmente, lo que el cuerpo necesita es que la persona exhale para así botar el CO2 que se acumuló.

Del mismo modo, Hernández Rosado y Rivera Vázquez, también conocido como El Pescador PR en sus redes sociales, recomendaron el uso de aplicaciones como método de entrenamiento.

De acuerdo con Rivera Vázquez, los interesados en la práctica deben de informar sobre su “static breath hold” y usar las nuevas tecnologías para entrenarse y educarse sobre sus límites debajo del mar.   

¿En qué consiste la pesca subacuática?

Por la vida marina de los arrecifes y las posibles reacciones alérgicas o inflamaciones que pudiese causar su contacto con la piel, Flores Peña indicó que es fundamental tener el equipo correcto.

“Si no tienes un ‘wet suite’ completo vas a salir con una piquiña tan grande que no vas a poder cazar correctamente”, detalló el pescador.

Por su parte, Hernández Rosado, quien es principiante en la práctica de pesca subacuática, expresó que es necesario tener chapaletas, máscara, snorkel, guantes, pesas y un arpón.

“Cuando tú entras en profundidad es importante tener una careta que sea ‘low volume’, que no tenga espacio para mucho aire dentro de la máscara, para que puedas ecualizar mejor”, destacó Flores Peña al describir las diferencias entre la máscara de pesca en apnea y aquella del buceo en superficie también conocido como snorkeling.

Dentro de los materiales necesarios, el comerciante y chef Rivera Vázquez incluyó un cuchillo y una bandera.

Como parte del equipo para pescar, al sumergirse en el mar, es crucial traer la bandera para marcar el territorio de pesca y protegerse de barcos y motoras acuáticas, entre otras.

Algunas medidas de seguridad

Los entrevistados coincidieron en recalcar que previo a ejercer la práctica de pesca subacuática, la persona debe alimentarse bien y estar atento de lo que consume.

Si se consumen bebidas alcohólicas previo a la ejercitación puede ser que resulte en una deshidratación.

Además, este tipo de caza no es recomendado hacerse de manera solitaria.

“Tener un ‘buddy system’ y estar con alguien pendiente a ti todo el tiempo es crucial. Ir solo no es una opción”, explicó Hernández Rosado.

Estar atento a las corrientes y siempre buscar una salida fácil del mar es, igualmente, esencial según Flores Peña.

Incluso, Hernández Rosado indicó que es esencial practicar protocolos de seguridad. “Tienes que saber cómo hacer una resucitación cardiopulmonar (CPR, por sus siglas en inglés) y un torniquete porque si estás en el medio del mar no es que puedes decir: ‘Voy para el hospital ahora’”, dijo.

Asimismo, tomar en cuenta las legislaciones que rigen el deporte es parte de la experiencia, de acuerdo con Flores Peña y Rivera Vázquez.

“Tienes que respetar las vedas de los peces. Por ejemplo, no puedo pescar un carrucho antes del 31 de octubre porque están en veda, no puedo pescar ciertas especies por tamaño, las langostas tienen que ser de una medida mayor de 3.5 pulgadas…”, remarcó Flores Peña al exaltar la importancia de educarse sobre la pesca.

No obstante, de ser pescador con licencia para ejercer de manera comercial, el deporte se puede pescar con tanque de oxígeno; práctica prohibida en otras partes del mundo como en Italia.

Finalmente, El Pescador PR expresó que es importante saber sus límites debido a que el deporte puede ser mortal.

Beneficios de la pesca subacuática

La pesca en apnea es la manera más sustentable de cazar peces, según los entrevistados.

Hernández Rosado y Rivera Vázquez coincidieron en que es más personal la relación entre el mar y el pescador, a diferencia de otros tipos de pesca.

Incluso, Hernández Rosado, la recién pescadora, describió la experiencia como una oportunidad para integrarse al ecosistema marítimo.

“Cuando uno pesca con caña o en otros tipos de caza, uno no sabe lo que va a conseguir. Por ende, sin querer, puedes pescar un pez en peligro de extinción o uno muy pequeño para consumir impidiendo su ciclo de reproducción”, expresó el experto Rivera Vázquez al explicar que la pesca subacuática es una selectiva y respetuosa de la vida marítima.

A su vez, Flores Peña destacó que la pesca en apnea protege el arrecife al no dejar rastros ni anclar en el mar.

“Las pescas de anzuelo, caña y línea son de los principales contaminadores del mar y de las primeras causas de muertes de tortugas, quienes se enredan en los hilos de pescar. Hay toneladas de hilos de pescar en el mar porque cada vez que un pescado se enreda o pasa algo, pican la línea”, indicó el pescador Flores Peña.

El origen de la práctica

Según la enciclopedia cibernética Tiscali, la pesca subacuática proviene de una práctica antigua de la cultura de los indígenas de Polinesia en el mar Pacífico.

Sin embargo, expertos en el tema sostienen que la práctica fue luego acogida por la cultura coreana y japonesa, donde se sumergían en agua para recoger perlas en la profundidad del mar.  

Por ende, oficialmente, el deporte nació en Asia y luego en 1929 el atleta japonés “Tokumori” lo trajo a Europa.

El pescador asiático llegó a Barcelona, España, y provocó mucha curiosidad por su manera de cazar su alimento. Su método de pesca consistía en hundirse en el mar con unos lentes binoculares, su aliento y un arpón hecho de caña de bambú.

A pesar de que la práctica no es conocida a gran escala en Puerto Rico, se ha practicado por muchos años y, debido a la pandemia, más personas están tomando el reto de sumergirse al mar y unirse al deporte.

“En Puerto Rico hay el ambiente perfecto para pescar, tenemos el Océano Pacífico y el Mar Caribe que se comportan de maneras diversas. Esa variedad de comportamiento, brinda más posibilidades a los pescadores del país”, acertó Flores Peña.