Con metas claras en el surfing Anabella López

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Anabella López recuerda muy bien la primera vez que se montó en una ola en el 2010 mientras celebraba su cumpleaños en la playa Jobos de Isabela. Apenas tenía cinco años, y ni siquiera sabía nadar, pero aún así quedó en primer lugar en una competencia de surfing que se celebraba. Ese día supo que había encontrado su pasión. 

Desde entonces, desde entonces comenzó a levantarse todos los días temprano para acompañar a su padre al trabajo donde aprovechaba a practicar surfing junto a su hermano. Mientras su padre vendía cocos fríos a la orilla de la playa Golondrinas en Isabela, Bella, como cariñosamente le dicen, pasaba horas surfeando con tal de perfeccionar las técnicas de este deporte acuático.

 Era tan buena surfeando a tan corta edad que cuando participaba en concursos de niños, la querían colocar en la categoría de adolescentes. 

 Desde esa primera competencia en playa Jobos ya han pasado diez años, pero cada vez que Bella, de 15 años, entra al agua siente una adrenalina inexplicable. Es esa emoción y ganas lo que la llevó a competir representando a Puerto Rico en VISSLA ISA World Junior Surfing Championship, celebrado el pasado mes de octubre en California. Ahí, 343 surfers de 44 naciones se adueñaron de las olas en la playa Huntington en busca de una presea dorada. 

 De la Perla del Caribe fueron nueve jóvenes que dieron su máximo en las olas estadounidenses y, aunque no se alzaron con el premio mayor, estos nueve boricuas dieron su todo en el agua llevando nuestra bandera grande en el pecho. 

 Surfear no es tan fácil como parece. Prácticamente estás “flotando” en el agua, combatiendo constantemente la presión que las olas ejercen mientras mantienes un buen balance, todo mientras haces maniobras con la tabla, explicó. 

Cuando se trata de competencias, los deportistas obtienen puntos por cada maniobra que hacen en el agua. Las dos favoritas de Bella se llaman cutback y snap. El snap es cuando haces un cambio radical de trayectoria en la parte superior de la ola. Cuando se realiza abruptamente, produce espectaculares salpicaduras de agua sobre el surfista. El cutback es una maniobra clave en el surf. Este le permite reducir la velocidad con un buen propósito. El movimiento lleva al surfista hacia atrás desde el hombro al bolsillo de la ola y lo posiciona en la zona de energía. 

Pero para Bella, esa adrenalina no se siente solo al competir. Lo que siente al estar en el agua no lo siente en ningún otro lado. 

“Cuando me meto al agua siento que estoy en otro mundo, siento una paz que no la siento en ningún otro lugar, creo que el mar es mi hogar”, contó a Por los Mares.    

Es el vaivén de las olas en el oeste, el agua salada salpicando su cara, montarse en su tabla para luego montarse en una ola lo que motiva a esta joven a seguir adelante. 

“Cuando tengo estrés por la escuela o estoy molesta solo tengo que agarrar mi tabla y entrar al agua. No importa qué, siempre salgo sonriendo del agua, hasta cuando pierdo en las competencias”, sostuvo.

 Para su futuro, Anabella luchará por lo mejor. Su meta es convertirse en una surfer profesional. 

Quiero ser la mejor del mundo y darle un ejemplo a las generaciones que vienen, especialmente a las niñas, de que cuando de verdad quieres algo harás todo lo posible hasta lograrlo. El cielo es el límite”, afirmó. 

English summary

Anabella López remembers very well the first time she rode a wave. That August 23rd of 2010, she celebrated her five birthday at Jobos beach in Isabela. She didn’t know how to swim, but won first place in a surfing competition held that day. Right there she knew she had found her passion.

Since then, every weekend she got up early and joined her father to work where she could spend hours surfing while he sold cold coconuts at the shore of Golondrinas beach in this northwestern town of Puerto Rico.

That desire and the love for surfing is what led her to compete representing Puerto Rico in the VISSLA ISA World Junior Surfing Championship held last October in California. She did not win, but Bella is happy with her performance and  because the way she feels in the water is priceless. “When I get into the water, I feel that I am in another world, I feel a sense of peace that I don’t feel anywhere else. I think the sea is my home,” she told Por los Mares.

As for now, Bella will continue her high school studies but she will keep on fighting to become the best surfer she can be in hopes to become a professional.