Expedición Oceanía Mar Azul hace su paso por el Caribe

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Imagínate zarpar y navegar por los siete mares en un periodo de 731 días. ¿Suena imposible? Nada que ver. 

 En realidad, hay un grupo de 8 jóvenes científicos de distintas nacionalidades, llamados Odsiders que zarparon desde el Puerto de Málaga, en España, para navegar por dos años alrededor del mundo abordo del catamarán Acuarela. Ellos forman parte de la Expedición Oceanía Mar Azul, que busca soluciones concretas para resolver los principales retos a los que se enfrenta la humanidad en el siglo 21. 

La expedición toma como referencia las propuestas de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y sus 17 objetivos, fijados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), con el propósito de hacerle frente a la pobreza, las desigualdades y al cambio climático.

La expedición hizo su parada en Puerto Rico en enero, ocasión en la que los Odsiders tuvieron la oportunidad de visitar el municipio de Ponce, el bosque El Yunque y las zonas afectadas por los terremotos antes de zarpar hacia la República Dominicana.

“Hacer esta expedición nos está ayudando a ver de primera mano las necesidades del mundo”, expresó Laura Spuler, directora de mercadeo de Oceanía, al tocar el tema de los terremotos que han afectado al sur de Puerto Rico. 

Oceanía Mar Azul también busca crear una unión de países para solucionar problemas ambientales y crear cambios sostenibles.

“Mitigar los cambios climáticos va a requerir de todos nosotros, nuestros gobiernos, políticos, instituciones, científicos y empresas, ya que estos que tienen un peso tanto económico y humano”, sostuvo Spuler. 

“Vivimos en el mejor de los mundos que podríamos vivir. Hoy más que nunca tenemos acceso a mejor calidad de vida, pero sabemos que tenemos muchos retos por delante. Hay que hacer estas mejoras comunes a todos los seres humanos, sin dejar a nadie atrás. La vida humana y calidad de vida está dentro de nuestro modelo”, agregó.

Su interés por Puerto Rico

Héctor Andrés Vicente, Odsider, ingeniero electrónico industrial, se encontraba intrigado por el ciclo cerrado que tiene el bosque pluvial El Yunque, en Luquillo. Mientras que Carmen Gómez Carmen Gómez Rufo se encontraba particularmente curiosa por conocer la ciudad de Ponce, ya que ahí se encuentra registrada la última comunidad de esclavos del imperio español en Puerto Rico. 

Al preguntarle a los Odsiders cómo enfrentarán a aquellos que no creen en el cambio climático, Rufo, quien es arqueóloga náutica, expresó que dando el ejemplo.. 

Si no somos ejemplo de cambio no podemos exigir el cambio. No somos nadie para venir de España a decir que lo están haciendo mal. Están haciendo lo que pueden con lo que tienen, sino darles ejemplos, alternativas y nunca imponer”, puntualizó. 

English summary

The Odsiders are young scientists of different nationalities that just embarked on a unique nautical adventure with the objective to change the world. For two years, these young scientist-sailors between the ages 20 and 30 will seek concrete solutions to solve some of the main challenges facing humanity in the 21st century. Their job will be to create alliances between entrepreneurs, socio-cultural leaders, scientists and companies towards those goals. They left Malga, Spain, on Aquarela catamaran to travel 30,000 nautical miles and talk to 1,800 scientists from more than 40 countries about the sustainable goals of the United Nations Organization (UNO). Puerto Rico was their first stop in the Caribbean and they arrived full of excitement at San Juan Bay Marina, ready to learn a little about the island and its challenges. Héctor Andrés Vicente, an industrial electronic engineer was particularly intrigued by El Yunque forest and its closed rainforest cycle while Carmen Gómez Rufo, a nautical archeologist, said she was particularly curious to know about the city of Ponce, since the last slave community of the Spanish empire in Puerto Rico was registered there.The young travelers also visited some of the communities affected by the recent earthquakes, learn a little about the history and culture of the island. Their next stop was set to be the Dominican Republic.